SBA Loans Merchant Cash Advancesbusiness loans Long Term Loans Equipment Financing best business loans Working Capital Short Term Loads Big Lines of Credit Small Business Loans
210º Aniversario de la creación de nuestro glorioso Ejército Argentino

210º Aniversario de la creación de nuestro glorioso Ejército Argentino

Hoy, 29 de mayo se llevó a cabo una sencilla formación con personal reducido en la Plaza de...

210º Aniversario de la creación de nuestro glorioso Ejército Argentino
Acto de cambio del encargado de elemento

Acto de cambio del encargado de elemento

El día viernes 22 de mayo se llevó a cabo un acto para nombrar al nuevo encargado de...

Acto de cambio del encargado de elemento
Acto por el 25 de mayo

Acto por el 25 de mayo

El lunes 25 de mayo a primera hora de la mañana se realizó un sencillo acto para conmemorar...

Acto por el 25 de mayo
Acto de inicio del nivel inicial

Acto de inicio del nivel inicial

Por la mañana del día lunes 02 de marzo se llevó a cabo en el patio del nivel inicial el...

Acto de inicio del nivel inicial
Acto de inicio del nivel primario

Acto de inicio del nivel primario

Por la mañana del día lunes 02 de marzo se llevó a cabo en el patio del nivel primario el...

Acto de inicio del nivel primario
Acto de inicio de actividades

Acto de inicio de actividades

Por la mañana del día viernes 06 de marzo se llevó a cabo en la plaza de arma del Instituto...

Acto de inicio de actividades
Semana de instrucción militar

Semana de instrucción militar

En marzo se realizaron actividades de instrucción en todo el Cuerpo de...

Semana de instrucción militar
Ceremonia de puesta en posesión del cargo de Director, Subdirector y Jefe de Cuerpo de Cadetes

Ceremonia de puesta en posesión del cargo de Director, Subdirector y Jefe de Cuerpo de Cadetes

El jueves 12 de diciembre de 2019, en horas de la tarde, frente al Pabellón Dirección, se...

Ceremonia de puesta en posesión del cargo de Director, Subdirector y Jefe de Cuerpo de Cadetes

Author Archive

Liderazgo sublime y bello 0

Liderazgo sublime y bello

Immanuel Kant (1724 – 1804) fue un filósofo prusiano de la Ilustración. “Observaciones sobre el sentimiento de lo bello y lo sublime” es el título de la obra que publicó  en  1764, el mismo es un ensayo en donde puede encontrarse el origen de la denominada estética kantiana.

Kant con un estilo sencillo y de manera magistral escribe ese libro. Profundo, dinámico, abierto a la vida, así se muestra el gran maestro. Es sobre el ser humano y su vínculo con lo externo, con lo cotidiano, con los valores, lo que caracteriza el escrito histórico.

Kant hoy hace docencia a través de sus palabras. Kant puede acompañar a quienes lideran. Es recomendable leer a Kant, el liderazgo puede nutrirse de sus lecciones. Es que la comprensión de uno mismo y del otro, con una mirada integral, es una condición básica para entablar vínculos creadores de armonía y respeto.

Su capacidad de contemplar el mundo de las relaciones la pudo traducir en palabras. Así escribió: “Las diferentes sensaciones de contento o disgusto descansan, no tanto sobre la condición de las cosas externas que las suscitan, como sobre la sensibilidad peculiar de cada hombre para ser grata o ingratamente impresionado por ellas”. Todo pasa por la óptica interior, la mirada determina el rumbo. El hecho de convivir con lo valioso que rodea a cada ser humano se transforma en una elección personal, que repercute colectivamente. La conquista de sensaciones positivas es un hábito de quienes aprenden a ser líderes. Hay que impresionarse de lo bueno que posee cada persona. Las sensaciones de contento superan ampliamente cualquier motivo que pueda interferirlas. Cuando hay disposición hacia lo fructífero la voluntad se multiplica. Un interior contento puede ver lo que otros no quieren ver.

Abundante es el contenido expresado por el gran filósofo. “La noche es sublime, el día es bello. Lo sublime conmueve; lo bello encanta”, sentenció. Todo tiempo es maravilloso, útil para cada ser. Está siempre esperando ser bien utilizado; comprender que cada momento puede ser sublime, que puede ser bello, es una manifestación de la libertad del ser humano. Cuando se lidera es habitual conocer lo sublime y lo bello. En cada esfera social hay razones para invocarlos, para sentirlos, para compartirlos. Lo sublime y lo bello, siempre están.

Kant dijo “La inteligencia es sublime; el ingenio, bello; la audacia es grande y sublime; la astucia es pequeña, pero bella”.  ¡Que lleguen estas palabras a quienes se sienten líderes! Todo hace al ser. Inteligencia, ingenio, audacia, astucia, todo puede ser utilizado para honrar la vida. En cada mujer y en cada hombre, radica lo sublime y lo bello. En cada sociedad vive lo sublime y lo bello. La sensibilidad para descubrirlos ayuda a disfrutarlos. El liderazgo está unido a lo sublime y a lo bello.

“La veracidad y la rectitud son sencillas y nobles. La amabilidad es la belleza de la virtud. La solicitud desinteresada es noble. La cortesía y la finura son bellas. Las cualidades sublimes infunden respeto; las bellas, amor”, palabras de Kant, cargadas de vivencia. Representan su experiencia, trasladada a lo sublime y bello del contenido transmitido. La vigencia de Kant fortalece la literatura existente acerca del liderazgo. Su criterio invita a la reflexión y moviliza a la creación. Sus observaciones son sublimes y bellas.

junio 01, 2020 en La mirada de un lider
Un eslabón determinante 0

Un eslabón determinante

Siempre existen oportunidades para honrar la vida. La apreciación de lo finito embellece ese caudaloso e incesante proceso de ocasiones para valorar la existencia. Son los tiempos del dolor aquellos que enseñan lo impensado, lo inimaginable hasta su llegada. Es desde ese sentir que el ser se detiene, reflexiona, sufre, cuestiona, manifiesta su pesar, duda, acepta, asume y se transforma.

Arthur Schopenhauer (1788-1860) filósofo alemán, escribe en el capítulo cuarto, del libro “El mundo como voluntad y representación”: “Cuando llegamos a conocer de una vez para siempre no sólo nuestras buenas cualidades y nuestras fuerzas, sino también nuestras faltas y debilidades, y podemos señalar el objetivo de nuestra vida de acuerdo con ellas, resignándonos ante lo inalcanzable, nos libramos con la mayor seguridad, hasta donde nuestra individualidad nos lo permite, del más amargo de todos los sufrimientos: la insatisfacción con nosotros mismos, consecuencia inevitable del desconocimiento de nuestra propia individualidad, de la falsa opinión sobre nosotros mismos y de la presunción que de ella nace”.

Continuamente fluyen las posibilidades de crecer. Sus manifestaciones, a veces, en un principio, no se exponen claramente; en otras ocasiones, son distinguibles desde un primer momento, como también hay instancias en donde impactan inesperadamente, durante la sucesión de experiencias que se transitan. Hay, entre el dolor y el crecimiento, un contexto interno que vivir. Es este el que genera desafíos constantes, es allí donde se expresa el conjunto de emociones que repercute en el día a día. Una a una hacen lo suyo, generando sentimientos y estados emotivos que libran sus propias lecciones.

En las adversidades, son las cualidades las que se disponen a actuar. Conocerlas requiere decisión, atención y compromiso. En esas etapas no deseadas hay espacio para conocerse, para responderse muchas preguntas, para indagarse sin pesar, para comprenderse frágil y débil, para animarse a parar, para respetar lo que se vive, para simplemente respirar. Para tomar dimensión de lo que pasa, para valorar que se está vivo, para respetar la pérdida de una vida, para comprender que ante la muerte hay una identidad, un mundo de afectos, un ser querido por otros y que esos otros puede ser uno.

El objetivo de cuidarse a uno mismo es un eslabón determinante para afrontar la pandemia que acecha sin cesar. No hay que resignarse ante el dolor, hay que aceptarlo y abordarlo como una enseñanza de vida que fortalece, que alienta a dar un testimonio de solidaridad y responsabilidad ante la comunidad en donde se habita.

abril 29, 2020 en La mirada de un lider
Una trilogía para liderar 0

Una trilogía para liderar

En toda actividad grupal es poderosa la influencia que ejerce la serenidad, el orden y el sacrificio. Dicha trilogía garantiza la vivencia del liderazgo. A la acción del equipo no la perturba ningún interés ajeno. Decididos a lograr el mejor de los resultados, se cobijan bajo el sosiego del ánimo calmo durante el movimiento. ¿Es compatible esa tranquilidad con el pleno hacer?­­, sí lo es. Al estar seguros de lo que quieren, construyen la paz del andar. En un juego durante una competencia deportiva el equipo que sale a la cancha, con la profunda convicción de que lo preparado traerá la victoria, es capaz de dominar la ansiedad que pueda tener el rival. Y con el ánimo apacible tiene un plus determinante para poder ganar el partido.

Los pases más sencillos son los más importantes, me enseñó un maestro. Para ser realizados necesitan de la inteligencia al obrar. El pase se transforma en la conexión entre los miembros del equipo, ahí las personas se sienten útiles, valiosas; es el momento en donde la pelota se comparte. Se traslada. Esa circulación genera opciones de juego, le da dinamismo y velocidad al trabajo. En un gran ritmo se puede jugar de manera imperturbable. Las personas líderes conviven con el sosiego de espíritu y juegan de esa forma. No se dejan perturbar.

El liderazgo se debe cuidar, cultivar, profundizar. No existe la comodidad que reposa en los trofeos pasados. El pase exige vigencia, paz, traslado constante en busca del objetivo. Cuando se juega el estado de ánimo se siente, se palpa en cada participación individual y grupal.  Lo sereno radica en el interior y se manifiesta con hechos. Para liderar hay que estar lúcidos en cada pase, en cada decisión, en toda ocasión; se tenga o no la pelota en nuestro poder, igual hay que moverse inteligentemente, con la sabiduría de la lectura del juego, para poder recuperarla y avanzar hacia el arco que está enfrente.

A los efectos de liderar hay que colocarse en el lugar correcto para poder participar del juego, para beneficiar al equipo, para facilitar el trabajo, para influir desde nuestra posición en la sociedad, dado que la misma se transforma en nuestro campo de acción.

Las funciones dentro del equipo requieren de orden. Cada uno puede desplazarse en su sector y así crear el engranaje vencedor. No podemos cubrir todos los espacios desde nuestra ubicación aunque sí es posible cuidar los que están en nuestro radio funcional. El central es central y el delantero es delantero, cada cual lidera cuando se ordena y ayuda a ordenar al equipo. La sociedad de ambos garantiza el éxito. Los líderes al entender perfectamente el juego se multiplican con la proyección del otro, se hacen fuertes cuando el otro es fuerte. El imán colectivo funciona desde el segundero del reloj, entonces en la jerga se utiliza el término rachas y todo sale bien. En realidad ese andar ganador es producto del sacrificio. Lo sereno y lo ordenado está garantizado cuando el sudor está presente. El dolor del esfuerzo tiene su premio, la satisfacción de honrar la vida desde el trabajo grupal es un obsequio existencial.

diciembre 13, 2019 en La mirada de un lider
Liderazgo en plenitud 0

Liderazgo en plenitud

Juan Ramón Jiménez, nace en Moguer, en la provincia andaluza de Huelva, en 1881 y se eterniza en 1958, en Puerto Rico. Poeta universal, maestro hoy y siempre. España en sus letras, así se titula una obra realizada por docentes de literatura y que lo presentan como uno de los grandes escritores del siglo XX. El contenido del texto es profundo, ameno, fascinante y por sobre todo aborda magistralmente todas las etapas que constituyen la trayectoria lírica del sensible Juan Ramón. ¡Sus versos inspiran vida! La poesía de Jiménez sensibiliza el alma, es de todos y para todos. Quienes lideran tienen que leer sus poemas.

El maestro alguna vez dijo: “La verdad es que yo me avergüenzo de los homenajes y honores semejantes, y me avergüenzo, más que nada, porque no los merezco. Yo no soy nadie ni nada más que un trabajador enamorado de mi trabajo, y en él encuentro mi recompensa… ”. Los líderes no necesitan homenajes, ni honores semejantes. Cuando por respeto acuden a los mismos, lo hacen con vergüenza, sienten que no es necesario, que basta sentirse felices haciendo lo que aman. En el liderazgo felicidad equivale a vivir enamorado de lo que uno hace, así vivía Juan Ramón. Era un enamorado de su trabajo. Mayor recompensa que esa no hay, así también lo dijo el poeta. No se la creyó nunca, jamás convivió con la soberbia. Fue un trabajador de la palabra, un hombre honesto, capaz de influir en el corazón de la gente a través de lo que amaba hacer, escribir. Cuando se llega al corazón se penetra en la zona más profunda de la influencia. Todo es posible de construir cuando se trabaja enamorado.

Quizás el mundo necesite más enamorados de lo que hacen, de lo que viven, de lo que construyen… quizás la sociedad necesite más ciudadanos enamorados de la misma, de su cultura, de sus creencias, de sus historias, de su presente, de sus sueños… quizás quienes deciden liderar o quienes ya lideran, en la actividad que sea, necesiten preguntarse si viven enamorados de esa causa, de esa misión, de esa responsabilidad que los tiene como tales. Hay preguntas que hay que hacerse, son inevitables. No hacerlas puede ser una señal contraria al vivir enamorado de lo que se hace. Cada cual debe atreverse a reflexionar qué preguntas deba hacerse.  Quizás la poesía juanramoniana facilite la concreción de las mejores preguntas, en donde las respuestas identifiquen el interior indagado. Entonces el autor de “Platero y yo” nos dice a través de su pluma, “¡Intelijencia, dame  el nombre exacto de las cosas! … Que mi palabra sea la cosa misma, creada por mi alma nuevamente”. (Cabe destacar que en toda su obra Juan R. Jiménez emplea la j en las palabras que, en realidad, se escriben con g).

Sostienen los estudiosos del maestro que, en su calidad de trabajador enamorado de su trabajo, su actividad no tenía pausa, que anhelaba la perfección y que se empeñaba por lograrla, corrigiendo, suprimiendo y reordenando su gran producción poética. Cuando se vive el liderazgo se vive sin pausa, se anhela la perfección y se requiere de empeño para tratar de lograrla.

Su poesía es el fruto de muchos instantes de plenitud, es decir de acabada eternidad, el espejo del florido jardín de su alma, escriben los profesores que enseñan su obra. Mientras Jiménez nos recuerda que él no era nadie ni nada más que un trabajador enamorado de su trabajo, y que en el mismo encontraba recompensa… y en uno de sus versos nos pregunta, ¿Qué canción tuya quedará, / como una flor eterna, corazón, / cuando tú ya no tengas/ ni fosa ni memoria;/ cuál, entre todas estas flores/ de esta pradera mía, verde, / que mueve, ahora, el viento alegre de mi vida?

octubre 16, 2019 en La mirada de un lider
Cinco verbos para líderes 0

Cinco verbos para líderes

Escuchar, reflexionar, hablar, ayudar y trabajar. La vida requiere de estos verbos. Cada persona, cada equipo, cada proyecto, cada sociedad los necesita. La unión de ellos desarrolla cualquier emprendimiento personal, grupal o social. ¿Vivimos con ellos o hay una distancia que hoy nos tiene alejados de sus influencias? Uno sin el otro pierde efectividad. Ellos son un todo, por eso la falta de alguno afecta directamente en la actividad desempeñada. Los líderes conviven con los cinco. Están presentes en lo cotidiano, integran su agenda de progreso. Para vivirlos hay que adquirirlos como si fueran un miembro más del organismo. Al escuchar somos útiles ante los demás, hay que escuchar la palabra del otro, el mensaje del otro, el sentimiento del otro, los sueños del otro, el compromiso del otro, ¿qué nos quiere decir la otra persona? La empatía nace en la escucha interesada, valiente y audaz, solidaria y exigente. Donde hay empatía hay escucha y por lo tanto, hay liderazgo. La reflexión amplifica el panorama, descubre situaciones, clarifica escenarios. Al reflexionar crecen las posibilidades de crear espacios adaptables a las circunstancias que se viven. Los líderes son conscientes que la voluntad de adaptarse a los nuevos desafíos facilita todo lo que sucede y lo que vendrá. Reflexionar es una acción distintiva de quienes están decididos a liderar.

Se necesita hablar, comunicar lo que se piensa, lo que se siente. Cuando se habla quien lo hace respeta su interioridad y en ese acto muestra su transparencia, su historia y su hoy, todo en la palabra, en lo que dice. Las personas al valorar su palabra están valorando la vida, tanto la suya como la de los demás.

Cuando el espíritu del liderazgo está presente la palabra invoca el verbo ayudar. Ayudar a solucionar lo que requiere de ello. Ayudar a sumar. Ayudar a plantear acciones diferentes. Ayudar a realizar tareas. Ayudar al otro para vivir juntos el desenlace de lo plantado en conjunto. Asertivos en la ayuda, directos y comprometidos en el hacer. Los jardines viven en plenitud cuando las plantas crecen y muestran sus flores. La convivencia social se riega con el verbo ayudar. Ayudar representa realizar muy bien lo que está a nuestro alcance. Si cada ciudadano vive su actividad con intensidad y compromiso está ayudando a construir una sociedad ejemplar. La conjunción de ejemplos individuales genera un colectivo ejemplar. ¿Es posible una sociedad ejemplar? Me atrevo a decir que sí lo es. Está en cada uno de nosotros la concreción de esa posibilidad. Uno más uno, más uno, más uno, y así sumar y seguir sumando. Hay líderes y muchos, sumamos y seguimos sumando. El reconocimiento de la existencia de los problemas sociales existentes es sumamente importante, porque desde ahí podremos escuchar, reflexionar, hablar, ayudar y trabajar. Cuando los seres humanos se unen aumentan las chances de triunfar. La fuerza de la unión de estos verbos conjugados, en la vida de cada uno de los habitantes de una sociedad, puede producir grandes transformaciones. Al trabajar desarrollamos nuestra vida. Desde la acción nos sentimos útiles, fuertes y dispuestos a crecer. La unión de los cinco verbos es relevante para ser protagonistas de nuestra sociedad. Claro que podemos citar grandes verbos que en este escrito no están, cada uno puede anexarle más y construir sus propias listas. Y vivir sus propios verbos, aquellos que consideran indispensables para que se sientan vitales los grupos en donde sus vidas están presentes.

agosto 28, 2019 en La mirada de un lider
Vocación de líderes 0

Vocación de líderes

No puedes avanzar por los enjambres de corolas/ porque el aire disuelve sus dientes de azúcar, /ni puedes acariciar la fugaz hoja del helecho/sin sentir el asombro definitivo del marfil. Fragmento del poema magistral llamado “Cielo vivo” de Federico García Lorca. En todas las personas hay un verticilo profundo de las flores, que está colmado de pétalos. Sus colores son vigorosos y llaman a los demás a que sus vidas también irradien luces. El aire contagia la vocación que caracteriza a quienes lideran, sirven antes de ser servidos. Son útiles en todas circunstancias. Siempre hay un helecho, son históricos en la vida de la humanidad, así también siempre hay una lideresa dispuesta a plantarlos. Aquello que parece efímero se torna único y su vivencia valoriza la existencia de quienes ahí están. Así viven quienes se sienten humildemente líderes. Sirven, plantan, vivencian y sienten cada episodio con fascinación. Contundentes son sus apariciones junto a los demás, fuertes como el marfil citado por el poeta español integrante de la Generación del 27.

La construcción de sociedad nace cuando hay espíritus servidores. Cuando hay una natural predisposición a pensar qué es lo que hace falta para poder estar bien. Los líderes se preguntan esto de manera constante. Servir para ver los resultados que se quieren lograr. Al servir crece el otro y el aire, que se constituye en testigo de ese avance, circula para todos. El enjambre se potencializa y las vidas de los que están involucrados se benefician. Aquellos que sirven en su comunidad son los próceres de este tiempo. ¿Cómo sirve socialmente cada uno de nosotros? La cultura de servir al prójimo es indispensable para vivir cualquier manifestación de liderazgo. Liderazgo es servir a los demás. Liderazgo es servir al equipo que me hace parte, que me invita a que esté, que me pide protagonismo, que me cuida porque siente que mi persona es importante en ese lugar, que me enseña a comprender que me puedo equivocar pero que de las dificultades surgen cielos transparentes para ver mejor. Servir es hacer más de lo que nos proponemos vivir junto a los demás. Los líderes se preguntan qué más hacen por su país, se exigen porque así lo sienten.

Al servir se planta en el corazón. Por eso vemos a personas que con sus pasos irradian admiración, sin buscar generar esa sensación de parte del otro. Cuando lo natural surge efectos, las flores nacen con el tiempo. Así es la vida en sociedad, los niños y las niñas de nuestra tierra vivirán en las plantaciones que les dejemos. No se trata solo de plantar, hay que hacerlo en compañía de los efectos que producen las sorpresas positivas. Podemos sorprendernos de lo que hacemos, de lo que hacen quienes nos rodean. De lo que vivimos en conjunto. Somos miembros de una sociedad que nos invita a ser protagonistas. Vivimos en un mismo enjambre de corolas. El aire, los helechos y el marfil se hacen presentes. El “Cielo vivo” de García Lorca en su obra “Poeta en Nueva York”, (1929-1930), nos une más allá del tiempo, de las circunstancias y de los grandes desafíos que la humanidad vive en la actualidad.

junio 06, 2019 en La mirada de un lider
Liderazgo en sociedad 0

Liderazgo en sociedad

¿Está puesta la mirada en lo mejor de nosotros? ¿Qué marcamos con un resaltador de nuestro color preferido? Ely Chinoy, en la obra de su autoría y mundialmente conocida «La sociedad, una introducción a la sociología”, escribió: “Lo que los hombres ven, depende de lo que ellos esperan ver, de lo que buscan”. La primera edición del libro data del año 1961 y son numerosas las reimpresiones del texto citado.  

Lo que los líderes ven, está pasando, sucede, se vive y lo viven de una u otra forma cada uno de los habitantes. El hecho de no ver lo que pasa afecta al todo, dado que las consecuencias de la vida en sociedad están entrelazadas unas a otras. ¿Qué hacen quienes lideran para aceptar que hay que ver lo que sucede actualmente en cada uno de los sectores en donde desarrollan sus actividades?

El tejido social tiene un sin número de aconteceres diarios, tantos como las vidas que lo construyen cotidianamente. ¿Qué aporta cada uno de nosotros, cómo lo hace, de qué forma ayuda a que el presente sea fructífero? ¿Qué prioridades hacemos posible, logramos que sucedan, que penetren en nuestras vidas y se transformen en hábitos impregnados de evolución personal e influyentes para el contexto que nos rodea?

¿Qué es lo que los líderes esperan ver? ¿Qué quieren ver? ¿Qué hacen para que suceda lo que buscan? El sociólogo Chinoy sostenía: “Las expectativas se definen como las categorías o conceptos con los cuales piensan los hombres. Las ideas, después de todo, son las herramientas con las que organizamos e interpretamos lo que vemos, oímos y hacemos”.

Lo que vive la sociedad es lo que alguna vez vieron sus habitantes. Lo que esperaron ver, lo que buscaron realizar. Es muy fuerte entender que lo que hoy pasa es porque de alguna manera sus hacedores lo buscaron, lo quisieron así. Hay educación cuando se anhela la misma, cuando se busca la misma, cuando se quiere vivir en y con ella. A modo de ejemplo, si en las sociedades hay ciudadanos que carecen de educación, ¿es posible imaginar que se buscó que así sea? ¿Qué podemos hacer para revertir lo que hoy vemos que falta?

Chinoy decía: “La estrecha relación que existe entre el individuo y su medio social hace posible explicar algunos aspectos de la conducta humana”. Los indicadores de violencia, en sus innumerables manifestaciones, son alarmantes. Es imperiosa la participación positiva en nuestros entornos, todos podemos aportar algo que genere conciencia de sociedad. Si hay educación hay convivencia constructiva, espíritu de valoración hacia el otro. ¿Qué sociedad miramos hacia el futuro, qué vemos en el horizonte? Las buenas ideas, que viven entre quienes las comparten, pueden producir grandes contribuciones en sus lugares vinculantes. La sociedad requiere de ciudadanos dispuestos a unirse para pensar y hacer que lo que buscan se cumpla y lo puedan vivir junto a los demás.

abril 03, 2019 en La mirada de un lider

Información de Contacto

Liceo Militar General Espejo
Av. Boulogne Sur Mer 2136 Ciudad de Mendoza (C.P.:5500)
Teléfonos: (0261) 423-4513
Ingrese al formulario de contacto